domingo, 27 de abril de 2014

Escuela Normal de Banfield: 35 egresados y alumnos fueron secuestrados, sólo 4 sobrevivieron

La Cacha: "Tenían todos nuestros legajos", dijo una ex alumna de la Escuela Normal de Banfield

El Colegio Normal Nro 1 de Banfield tiene el dudoso honor de ser el establecimiento donde más alumnos de una sola división desaparecieron.
La Plata.- María Silvia Bucci, una de las cuatro víctimas sobrevivientes que declararon hoy en el juicio oral por "La Cacha", dijo que los represores "tenían todos los legajos, no sólo de las personas que secuestraron sino de todos los alumnos; de algunos tenían el plano de la casa, información específica". También dijo que permanecía atada a una cama. "Estaba atada a la cama, encapuchada y en cada interrrogatorio me amenzaban con violarme", describió. Ése y otros testimonios se oyeron en el marco de
una nueva audiencia del juicio por delitos de lesa humanidad que lleva adelante el Tribunal Oral Federal 1 de la capital provincial y que tiene como acusados a 21
represores, entre ellos el comisario de la Bonaerense Miguel Etchecolatz.

Bucci, quien era estudiante del Normal 1 de la localidad de Banfield y tenía 16 años al ser detenida ilegalmente, estuvo alojada en La Cacha entre el 27 de mayo de 1977 y el 8 de agosto de ese año, fecha en la que fue liberada. Durante su cautiverio, los represores le exhibieron su legajo escolar y el de otros estudiantes de su colegio, también secuestrados, con detalles de su participación en el centro de estudiantes del establecimiento.
  
"Yo estaba en el quinto año del secundario de la Escuela Normal,  ubicada en Manuel Castro al 900, en Banfield, partido de Lomas de Zamora, participaba de la Juventud Guevarista", expresó en el comienzo de su declaración. "No me torturaron con picanas, pero tenía amenazas de violación", reveló Bucci ante el Tribunal, quien precisó que el 27 de mayo de 1977, a la noche, llamaron a la puerta de su casa "personas vestidas de civil, que se identificaron como fuerzas de seguridad" "Pidieron por mí, me solicitaron el documento, me dijeron que me vistiera, porque había estado durmiendo, estaban mi papá, mi mamá y mi hermano que era chiquitito. Yo tenía 16 años", contó.

Recordó que luego que los hombres "revolvieron la casa, pero no rompieron nada, me pidieron que me cambiara, me metieron en un baúl y me trasladaron hacia un lugar" y mencionó que "cuando  llegué al lugar de mi cautiverio, los otros detenidos me dijeron que era La Cacha". "Me alojaron en el sótano, donde había unas cuantas personas y  estuvimos el primer tiempo allí, pero otros detenidos, Rubén y Judith, estuvieron en la Cachavacha Superstar, los llevaron a ese lugar donde estaban en peores condiciones", relató en referencia a otros detenidos. Agregó que durante su cautiverio permaneció "esposada a la cama y encapuchada".

"Me acuerdo de algunos de los que estaban allí: Raúl Elizalde, Javier Quinterno, Alberto Monajid,que le decían Felipe; Ricardo Herrera, Margarita Ercole", aseveró. Manifestó que durante el interrogatorio a la que era sometida le preguntaron sobre el Centro de Estudiantes y "tenían todo el legajo de la escuela (de Banfield) con la foto e información de cada alumno", acotó.
  
Al ser consultada sobre el nombre de los responsables de la Escuela, dijo que el interventor se llamaba Luis Héctor Bucci y el director era Simón Orlic. Bucci manifestó luego que en La Cacha "tenían  todos los legajos, no solo de las personas que secuestraron sino de todos los alumnos, de algunos tenían el plano de la casa, información específica".
  
Luego refirió que debido a que tenía una capucha no podía identificar a quienes la interrogaban, pero dijo que "sólo se los conocía por los apodos de "Pituto", "El Oso", y "El Francés". "Siempre recibía amenazas tras los interrogatorios, y me decían que en caso de salir libre no debía participar en nada", acotó Luego, dijo que el día que quedó en libertad fue llevada hasta su casa en auto, "con los ojos vendados" y que posteriormente mantuvo contacto con familiares de otros detenidos. "Con mi mamá buscamos en la guía telefónica de La Plata, nombres para ver si existía la posibilidad de encontrar a gente conocida de quienes estaban en La Cacha", contó.

En la audiencia de hoy declararon también Leonardo Dimas Nuñez, que lo hizo mediante videoconferencia desde Francia, José Luis Barla y Rubén Jaquenod. Jaquenod fue privado ilegalmente de su libertad y permaneció en La Cacha entre el 28 de junio de 1977 y el 8 de julio de ese mismo año, cuando fue liberado. Barla, por su parte, estuvo privado ilegalmente de su libertad en La Cacha entre el 5 de agosto de 1977 y el 2 de septiembre de ese mismo año, cuando fue liberado.
  
El Tribunal Oral Federal 1 de la La Plata investiga los delitos contra 135 víctimas -entre ellas Laura Carlotto, hija de la titular de Abuelas de Plaza de Mayo Estela de Carlotto- cometidos por 21 acusados en el ex centro de detención La Cacha. Este centro clandestino de detención estaba ubicado entre las calles 191, 196, 47 y 52 de la ciudad de La Plata, contiguo al penal de Olmos y en las antiguas instalaciones de Radio Provincia. La Cacha funcionó como centro clandestino desde 1976 a 1978 y además operó como una maternidad clandestina para las detenidas desaparecidas que se encontraban embarazadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada