martes, 14 de julio de 2015

Represores se negaron a declarar en juicio iniciado en La Plata



Son seis ex-militares de la Armada y la Prefectura Naval que actuaron contra unos 30 trabajadores del Polo Petroquímico. Otros tres estuvieron ausentes. Hay secuestros, torturas y dos homicidios.

Seis represores de la Armada y de la Prefectura Naval se negaron a declarar en el marco del juicio que se les inició hoy por dos homicidios y los secuestros y torturas a más de una treintena de trabajadores del Polo Petroquímico de La Plata durante la última dictadura cívico militar.

Se trata del ex comandante de la Fuerza de Tarea 5 (FT5), Jorge Alberto Errecaborde; el ex director del Liceo Naval y también comandante de la FT5, Juan Carlos Herzberg; y los ex jefes de la Prefectura Naval zona Río de La Plata, Carlos José Ramón Schaller y Luis Rocca y el oficial Eduardo Antonio Meza.

Estos imputados se negaron a declarar "por consejo de sus abogados" ante el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata, que preside el juez Carlos Rozanski, que comenzó hoy a juzgarlos en la sede de la ex AMIA en La Plata.

También están imputados, pero estuvieron ausentes de la audiencia por problemas de salud, el ex comandante del Batallón de Infantería de Marina Nº3 (BIN3), José Casimiro Fernández Carró, y ex comandante de Operaciones Navales, Antonio Vañek.

Los seis represores, todos ellos octogenarios, ingresaron esposados en medio de una silbatina y gritos de "asesinos" por parte del público y las organizaciones de derechos humanos presentes en el lugar.

Antes de empezar la audiencia, la querella pidió al Tribunal que los tres agentes del Servicio Penitenciario Federal que custodiaban a los seis represores dejaran de mirar hacia el público, lo que interpretaban como algo intimidatorio, y giraran a mirar a los imputados; lo que de inmediato ordenó el presidente del Tribunal.

Los cargos. La audiencia comenzó con la lectura de los cargos que se imputan a los seis imputados presentes, tras lo cual se pasó a un cuarto intermedio para evaluar un pedido de la defensa oficial del represor Juan Carlos Herzberg.

"Mi defendido tiene problemas de comprensión, no entiende lo que se está leyendo (en alusión a los cargos en su contra)", expresó el abogado del ex director del Liceo Naval, lo que generó las burlas y gritos del público, aunque cuando Rozanski le preguntó a Herzberg si entendía lo que le decía, el represor dijo que si pero que no iba a declarar.

En esta primera audiencia se leyó, específicamente, la responsabilidad de cada imputado en la desaparición de 3 personas; 36 secuestros y torturas y los homicidios de Miguel Orlando Galván Lahoz y Roberto Pampillo, perpetrados por la Armada y la policía bonaerense el 19 de octubre de 1976 en 7 y 58 de La Plata, pleno centro de la capital bonaerense.

El aparato. De acuerdo a lo acreditado en la causa, la Armada funcionó reorganizando sus once Fuerzas de Tareas desplegadas de norte a sur del país y en la región de La Plata, Berisso y Ensenada operó a través de la denominada Fuerza de Tareas Nº 5.

Los marinos tuvieron una importante participación en la intervención de sindicatos y fábricas de la zona del parque industrial de Berisso y Ensenada, como Propulsora (grupo Techint), el Swift, Astilleros Río Santiago e YPF, entre otras.

Según la fiscalía, el accionar de la Fuerza de Tareas 5 consistía “en la individualización, mediante tareas de inteligencia, de aquellos trabajadores que tenían algún tipo de participación en actividades gremiales o sindicales”.

Estos trabajadores eran trasladados a dependencias que habían quedado bajo la órbita de la FT5 “principalmente la sede Prefectura Naval de La Plata y al Liceo Naval Militar, y en algunos casos al B.I.M 3 y al Hospital Naval- donde eran interrogadas y torturadas, y finalmente su derivación al centro clandestino de detención que se hallaba en la calle 1 y 60 de la Ciudad de La Plata, a la Unidad Penitenciaria N° 9 de La Plata o a la Unidad Penitenciaria n° 8 de Olmos”.

Este accionar comenzó el mismo día del golpe militar, el 24 de marzo de 1976, cuando se produjeron detenciones masivas en los domicilios particulares de los trabajadores, en las ciudades de Berisso y Ensenada.

Schaller está acusado de 18 casos de privaciones ilegítimas de la libertad; Rocca de 12; Fernández Guitián de 7 privaciones ilegítimas de la libertad y dos homicidios; Meza 10 privaciones ilegítimas de la libertad; Errecaborde 8 privaciones ilegítimas de la libertad y dos homicidios y Herzberg 1 privación ilegítima de la libertad.

El juicio pasó a un cuarto intermedio hasta el próximo lunes 3 de agosto, una vez concluida la feria judicial por el receso invernal

 Por Redacción Diagonales  - @diagonalesweb

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada